Tu sitio web es como tu establecimiento físico, como tu tienda, los clientes deben ser bien atendidos, encontrar lo que buscan y quedar satisfechos para volver en otra ocasión. Por ello, a la hora de encargar tu sitio web debes tener en cuenta unos criterios muy básicos para conseguir hacer una web genial, que el usuario quiera entrar de nuevo.

Empatía con el usuario

Lo primero que debes hacer es ponerte en lugar de los clientes y para ello debes saber a qué tipo de clientela te diriges, para amoldar la página a sus gustos y preferencias. Los contenidos y las imágenes deben ser acordes con las preferencias del usuario, por ejemplo, si tienes vas a hacer una web para un parque infantil, las imágenes, el contenido, etc. tendrán un tono informal, nada que ver si la página que vas montar es para un concesionario de vehículos.

Rapidez de carga

Es recomendable elegir diseños sencillos y sin un número de imágenes excesivo o elementos complejos, no sólo por no dificultar que el usuario llegue a la información deseada, sino que también para conseguir que la página cargue sin problemas. Si el usuario no posee una conexión rápida, la página tardará en cargar y probablemente abandonará en el intento.

Estas recomendaciones son aplicables sobre todo a la página de inicio, el escaparate, la primera página a la que el usuario accede. Si tu página necesita tener varias fotos, siempre debes asegurarte que estén optimizadas al máximo y que el navegador no tarde en resolverlas.

Imagen y diseño

Seguimos con la idea de que tu página va a ser el mayor escaparate de tu negocio, visible desde cualquier parte del mundo, por ello debes cuidar mucho el diseño y los detalles. No te quedes con la primera propuesta que te hagan si no te convence.

El diseño debe ser agradable a la vista y ordenado para que no genere frustración al usuario, cuanto más sencillo, mejor. Además conviene que sea acorde con el tipo de negocio, producto o servicio. Otro factor que algunos diseñadores no contemplan es la adaptación del diseño a la identidad corporativa, no sólo colocar el logo basta, es importante que respete los colores y los valores corporativos y que todo el desarrollo entre en equilibrio con los mismos.

Accesibilidad

En la actualidad, según los datos de 2013 de Shareaholic, Google Chrome controla el 34,68% de la navegación web, le siguen Firefox con un 16,60% y Safari con un 16,15% de cuota de mercado. Por su parte, Internet Explorer ocuparía la cuarta posición con un cercano 15,62%. Por ello, a lo hora de elaborar tu web, es muy recomendable que compruebes que tu sitio sea accesible desde distintos navegadores, que el usuario cambie de navegador para ver tu página es poco habitual y muchas webs no se ven correctamente en Internet Explorer.

Pero no sólo debes de cerciorarte que la web se vea bien en las pantallas de los ordenadores, sino que también en los pequeños dispositivos, es lo que se conoce como Responsive Web Design (RWD). Según el instituto Media Behavior, a finales de enero de este año 2014 el 43,5% del acceso a Internet ya se realizaba a través de un móvil y el 17% a través de una tablet.

Ya que el tráfico web cada vez más proviene de los móviles y las tablets, debes asegurarte que se vea correctamente en ellos. Estas comprobaciones, la puedes hacer también desde páginas de Internet que te muestran de una vez como se vería en las distintas resoluciones de pantalla, te recomendamos la siguiente: http://www.responsinator.com/.

Una labor muy importante es que tu espacio web se accesible para todo el mundo, incluso para aquellas personas que tengan alguna minusvalía. Debe ofrecer descripciones y versiones en texto alternativas al uso de gráficos para facilitar la tarea a las aplicaciones lectoras de pantalla. Otras medidas a tomar serán: evitar combinaciones de colores no perceptibles por algunas personas, tamaños ajustables de texto compatibles con el diseño, versiones para imprimir, navegación mediante el teclado, etc.

Puedes comprobar la accesibilidad de tu página con una herramienta analizadora automática TAW, en la dirección http://www.tawdis.net, que sigue las pautas de accesibilidad WAI del W3C.

No es recomendable que trates impedir la copia o descarga de texto o gráficos de su sitio usando técnicas como deshabilitar el botón derecho del ratón, esta medida de protección leve no garantiza que usuarios expertos descarguen el contenido, pero sí dificulta la accesibilidad.

Usabilidad

Del mismo modo que es importante que facilitar el acceso, también es importante que facilites el uso de tu web, para ello elabora una navegación clara y sencilla. Toda página debe tener un menú de navegación lateral o superior siempre visible. Es usuario de tu web debe saber en cada momento en qué sección se encuentra y acceder fácilmente a cualquier sección. Puedes pedir que los desarrolladores te incorporen un rastro de navegación (rastro de migas de pan o breadcrumbs) para el usuario tenga aún más clara su posición dentro del sitio.

Es bueno también que exista siempre un botón de enlace a la página principal (home), el título de la página, una sección que represente un mapa de navegación o sitemap, un motor de búsqueda y enlaces internos y páginas de error personalizadas.

Es recomendable verificar que todos los enlaces funcionan correctamente y que no existen hipervínculos rotos, para ello también existen herramientas automáticas, como por ejemplo la del W3C, disponible en http://validator.w3.org/checklink.

Contenidos

Tener clara la estructura de la información y qué contenidos publicar son tareas muy importantes y que hay que tener muy claras para facilitarlas correctamente a las personas que se van a encargar de desarrollar la web.

No está de más que hagas esquemas de la información a publicar, esto servirá a los desarrolladores para estructurar con facilidad el diseño y hacer un buen menú de navegación. Por otro lado, es mejor publicar aquel contenido que realmente sea substancial que publicar un volumen excesivo de datos que impida encontrar lo que realmente importa.

Los textos que facilites han de ser claros, concisos y sin faltas, piensa que los textos largos es probable que el cliente no los lea y que no confíe en ellos si tiene errores. Otros consejos con respecto al contenido: establece una jerarquía para el texto con títulos en orden de importancia con tamaños de texto diferentes, separa los párrafos con una línea en blanco, usa viñetas o listas numeradas donde sea posible y emplaza enlaces para ampliar conceptos o explicar más en detalle.

Has de tener en cuenta es que los contenidos han de estar siempre actualizados. Si vas a ser tú mismo el que se encargue del mantenimiento de la web, primero, ten muy claro que secciones vas a necesitar actualizar; segundo, pide a los profesionales que te desarrollen el sitio web te hagan zonas administrables donde debe ser actualizada la información, para que puedas manipular los datos con facilidad. Si no tienes el tiempo suficiente para hacerlo, puedes contratar el servicio a terceros.

Legalidad vigente

La Ley Orgánica de Protección de Datos de 1999 y su desarrollo de 2007 y la Ley de las Sociedad de Servicios de la Información 2002 exigen una serie de requisitos a cumplir por los espacios web, sobre todos si se trata de comercio electrónico o de formularios de recogida de datos personales.

En el pie de tu página web deberá aparecer un link, con título Aviso Legal con la siguiente información: nombre o denominación social y datos de contacto, número de inscripción del registro y NIF y, si procede, datos del colegio profesional, número de colegiado, título académico y estado europeo en el que se expidió y con su homologación.

Si tu sitio web en una tienda online, asegúrate de que estén presentes los términos y condiciones de compra, precio de los productos, indicando si van incluidos los impuestos, gastos de envío, etc.

Si haces una recogida de datos en un formulario, debes de hacer que te incluyan un mecanismo que asegure que el usuario leyó la política de privacidad y de que tenga acceso a modificarlos en cualquier momento poniéndose en contacto contigo. Además debes notificar la existencia del fichero donde guardes los datos a la Agencia Española de Protección de Datos.

En el texto de la política de privacidad deben figurar: los datos de la inscripción de ficheros ante el Registro General de Protección de datos, la responsabilidad de la veracidad de los datos recogidos, el derecho de acceso, rectificación y cancelación y la garantía de secreto y seguridad.

Posicionamiento

Para facilitar el trabajo de desarrollador es muy importante tu colaboración a la hora de escoger las palabras clave. Escoger las palabras clave es decidir cuáles son aquellos términos que tu cliente potencial va a facilitar al buscador para encontrar aquello que desea.

Las más importantes deben ser colocadas en el título de cada página, otras en la primera parte de la página principal y en otros segmentos de la página de los que recolectan información los robots de búsqueda (las etiquetas META y los hipervínculos). Estas palabras clave, deben tener representación en el resto del contenido, por ejemplo, Google podría esperar una densidad de hasta 2% en el cuerpo del texto para una palabra que debiera calificar como importante.

Los especialistas recomiendan diseñar varias páginas web para albergar contenidos con palabras clave diferentes, en lugar de incluirlas todas en la página principal. Un buen diseñador de sitios web sabe cómo colocarlas para lograr el máximo provecho de los buscadores. A esto se le llama optimizar el sitio para buscadores o SEO (Search Engine Optimization).

Estos mismos especialistas, han de facilitarte el acceso a los datos de visitas, podrá tener así información sobre quién visita tu web, desde dónde accede, con qué palabras clave y mucho más.